Mapa del Site
 

Septiembre 7 de 2005
 
El azúcar es el combustible del cuerpo, pero hay que tener cuidado con su consumo

Su consumo está contraindicado para algunas personas, entre ellas diabéticos e hipoglicémicos.

El azúcar o sacarosa es la fuente de energía de más fácil y rápida absorción.

Esta sustancia, por lo general de color blanco (refinado) o moreno, se presenta en forma cristalizada, polvo, terrones, cubos y granos.

Está clasificada como carbohidrato simple o monosacárido y su aporte nutricional es netamente energético.

En los empaques de alimentos normalmente el azúcar se registra dentro de la cuenta total de carbohidratos.

Contrario a lo que ocurría hace unas décadas, hoy existen distintas variedades de azúcar, como blanca o morena, miel y panela.

Conviene ser cuidadoso al seleccionar cuál es la que realmente se ajusta a nuestras necesidades, pues en sus diferentes formas está contraindicado a pacientes con intolerancia a los carbohidratos, es decir personas con diabetes, hipoglicemia, hipertrigliceridemia y con obesidad.

De todos modos, conviene que le pregunte a su médico o nutricionista cuál le conviene más.

Blanca o morena. La diferencia básica entre uno y otro no es su contenido calórico sino su proceso de refinamiento: la producción de azúcar consta de varias etapas, empezando por la recolección, picada y molienda de la caña madura para extraer su jugo; al evaporarlo se logra un jarabe del cual se obtendrán la miel y los cristales.

El azúcar moreno (que debe su color a que no se somete a blanqueamiento) se produce a partir de los jarabes oscuros obtenidos durante la refinación del azúcar.

Panela. Este producto se obtiene del jugo de la caña de azúcar y de la cristalización de la sacarosa.

Además del importante valor energético, se destaca su aporte de potasio, fósforo y calcio. Es un alimento natural, cuyo proceso de elaboración no debe incluir la adición de sustancias químicas que alteren sus características físico químicas.

Miel. Es una sustancia natural azucarada producida por las abejas o extraída de la caña de azúcar, su valor nutricional es exclusivamente calórico. El consumo de la miel, al igual que el del azúcar, no se recomienda para niños que aún no cumplen el primer año de vida, ya que puede estar relacionado con alergias alimenticias.

En la alimentación

Se sugiere que el azúcar no aporte más del 10 por ciento del total de las calorías consumidas al día.

Es decir: dentro de una dieta de 2.000 kilocalorías se permite el consumo de cuatro cucharaditas de azúcar, un chocolate pequeño o panelita o solamente un postre mediano.

Recuerde: en pacientes obesos o con intolerancia a los carbohidratos no se recomienda su consumo.

Edulcorantes o sustitutos

Su sabor es dulce, pero el organismo no los absorbe ni los utiliza como el azúcar.

Existen sustitutos que aportan calorías a la dieta con un efecto de elevación de la glicemia un poco menor al azúcar (fructosa, manitol y sorbitol) y otros que no aportan calorías o no afectan la glicemia (aspartame, acesulfame K, sucralosa y stevia).

Su uso depende de los objetivos nutricionales (ver gráfico sobre edulcorantes).

Si tiene dudas, lo más aconsejable es consultar con el médico o nutricionista antes de usarlos.

Reportaje de EL TIEMPO


Propiedad de MASTER FARMA S.A. ®-2005