Mapa del Site
 
METFORMINA CLORHIDRATO

¿QUÉ ES?

La Metformina es un principio activo antidiabético de aplicación oral de tipo biguánido. Es comúnmente utilizado en el tratamiento y la prevención de la diabetes mellitus tipo 2, también conocida como diabetes no insulinodependiente, particularmente en pacientes con sobrepeso, así como en personas que presentan una función renal normal. Ésta clase de medicamento antidiabético tienen su origen histórico en una planta (galega officinalis) conocida desde hace siglos por reducir los efectos de la diabetes. La Metformina fue descrita en la literatura científica en 1957 y se vendió por vez primera en Francia en 1979, aunque no fue aprobada por las autoridades pertinentes en los Estados Unidos hasta 1994 y es el único medicamento conocido capaz de prevenir las enfermedades cardiovasculares asociadas a la diabetes.

Mecanismo de Acción :

El mecanismo exacto por el cual la metformina actúa en el tratamiento de la diabetes es incierto, a pesar de sus ampliamente conocidos beneficios terapéuticos. Parece ser que actúa principalmente reduciendo la gluconeogénesis hepática, pero también reduce la absorción de glucosa por parte del tracto gastrointestinal a la vez de incrementar la sensibilidad a la insulina por medio del aumento en la utilización periférica de la glucosa. El diabético promedio con diabetes tipo 2 tiene un ritmo de gluconeogénesis tres veces mayor a lo normal, y aparentemente la metformina reduce ésta situación en más de un tercio. La metformina no es metabolizada, sino que se excreta en la orina con un tiempo medio de eliminación de 6.2 horas Es consumo de este medicamento por parte de las mujeres que sufren trastornos ovulatorios, provoca una pérdida de peso, así como una mejora tanto en la ovulación como en la fertilidad.

Efectos Secundarios :

Aunque se trata de un medicamento seguro y probado, al uso de la metformina se le conocen varios posibles efectos secundarios nocivos. En primera instancia puede provocar problemas gastrointestinales, tales como diarrea, náuseas, dolor estomacal y vómitos; la ingesta de la metformina junto con la comida posiblemente reduce tales problemas. Un porcentaje pequeño de personas experimentan una alteración del sentido del gusto que toma la forma de un molesto sabor metálico. Otro posible efecto secundario, más raro pero más grave, es la acidosis láctica, identificable por una sensación de debilidad y malestar general asociada con la acumulación excesiva de ácido láctico en la sangre.

Combinación con otros farmacos :

La Metformina se puede combinar con Sitagliptina cuando el fármaco junto a la dieta y ejercicio no proporcionen un control glucémico adecuado.


Propiedad de MASTER FARMA S.A. ®-2006